Dámaso Alonso y Vicente Aleixandre

DÁMASO ALONSO (1898-1990)


Biografía:

Nace y muere en Madrid. Toda su vida estuvo dedicada a los estudios filológicos. De hecho, a él se debe en gran parte el redescubrimiento de Góngora. Fue director de la Real Academia Española. Inicialmente escribe en la línea de la “poesía pura”, para dar, tras la guerra, un giro radical que influyó decisivamente en la poesía social.

Obra:


Poemas puros: poemillas de la ciudad: Poemas delicados escritos bajo la influencia de Juan Ramón Jiménez.
Hijos de la ira (1944): Su contenido equivale a un estallido de rabia impotente ante la propia miseria y el dolor del mundo circundante.
Está escrito en versículos de gran tensión y originales imágenes.
Por su sinceridad y dramatismo, influye decisivamente en toda la poesía española de posguerra.
Hombre y Dios (1955): Se caracteriza por la gran densidad de sus temas.
Sus estudios filológicos, como investigador y crítico, han abierto nuevos cauces de estudio y comprensión de la poesía española desde sus orígenes. En estos estudios muestra, a la vez que rigor y erudición, una gran sensibilidad estética.

VICENTE ALEIXANDRE (1898-1984)


Biografía:

Nace en Sevilla y muere en Madrid.
Aunque permanece en España tras la guerra, se mantuvo alejado de la cultura oficial, en un “exilio interior”.
En su trayectoria literaria va desde el surrealismo hasta la preocupación social, con un estilo sendillo y directo.
Recibe el premio Nobel en 1977, considerado como tributo a toda la Generación del 27.

Obra:

Pasión de la tierra (1928): Se caracteriza por el surrealismo.
Espadas como labios (1932): Tiene un tono borrascoso y apasionado, muy marcado también por el surrealismo.
La destrucción o el amor (1933): En él se advierte un panteísmo pesimista que hace del impulso amoroso una vía para la destrucción del individuo y para la fusión con la gran fuerza cósmica, meta anhelada por el poeta, para quien la vida del hombre es solo imperfección, dolor y angustia.
Sombra del Paraíso (1944): Con serena melancolía evoca, entre el dolor y la impureza humanos, un mundo perfecto de belleza no hallada.
En Historia del corazón (1954) o En un vasto dominio (1962) centra su atención en las más inmediatas realidades humanas, con un lenguaje sencillo y directo.
Sus últimos libros (Poemas de la consumación -1968- y Diálogos del conocimiento -1974-) presenta una grave y desolada actitud meditativa.
En cierto modo, parte de las notas más originales de la lírica española contemporánea tienen su origen en la romántica y dinámica visión del mundo de Aleixandre y en la exuberante belleza del lenguaje poético de sus primeros libros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Obligatorio