Y la ortografía, ¿”pa cuándo”?

Corren malos tiempos para la Gramática. Y si no, no hace falta más que mirar a las distintas redes sociales para atisbar un declive de la ortografía y, por ende, de la gramática. La última polémica ocurría el pasado día 7 de octubre cuando la Ministra de Educación, Isabel Celaá, publicaba un tuit poblado de faltas de acentuación y alguna que otra ortográfica:

Es cierto que la mayor parte de los usuarios escribimos en nuestros terminales móviles a una velocidad endiablada y que, en ocasiones, no nos percatamos de pequeños fallos que se deben corregir. Esto se lo trato de explicar a mis alumnos diferenciando los niveles de la Lengua: no es lo mismo un texto informal a un amigo que un mensaje oficial en un contexto formal. Y esto fue lo que le sucedió a la sra. Celaá. No dudo de su buena praxis, ni de su formación ni de su capacidad comunicativa, pero como ejemplo de una cartera que acarrea un meticuloso y medido uso del lenguaje, el reproche no es por la redacción, sino por la no revisión del mensaje. “Chicas, chicos, releed y revisad antes de entregar el ejercicio / examen” hemos repetido los docentes asiduamente… Flaco favor a las exigencias lingüísticas en las aulas. Todavía recuerdo cuando el pasado verano un compañero me comentaba la cantidad de exámenes de oposición que había suspendido como miembro de su tribunal por faltas de ortografía.

Debería constituir un debate para la propia Real Academia si la lengua empleada en las RRSS sería susceptible de revisión. Cierto es que no todos los usuarios promueven un uso formal de la misma en las redes, pero sí entre los personajes públicos. Si cada vez que un perfil verificado (de los que tiene el check azul de verificación junto al nombre) cometiese una imprudencia lingüística fuese condenado a trabajos lingüísticos para la comunidad, otro gallo cantaría. Y no sólo de políticos hablamos, sino de medios de comunicación, deportistas, personas de gran influencia en nuestros jóvenes… ¿Algunos ejemplos?:

Pero no sólo en la rotulación se cometen faltas, sino que los propios Community Managers complementan este tipo de acciones con joyas lingüísticas como la siguiente. Atención al nuevo vocablo para el parentesco familiar:

Pero no sólo la polémica cadena comete errores. También académicos de la propia RAE han publicado mensajes sin revisar el contenido de sus tuits antes de ser compartidos con sus seguidores, como le ocurrió a Arturo Pérez Reverte y el pronombre personal convertido en determinante:

A quien un seguidor corrigió y el autor de Alatriste no dudó en otorgarle la razón:

La corrección y enmienda del error suele ser habitual aunque -como hemos visto en el anterior caso- no siempre se corrige. Algunos casos como el de la política Tania Sánchez, se publican y se enmiendan cuando los internautas ya han hecho capturas de pantalla:

La colección de cargos públicos es extensa y, cuando menos, debería invitarnos a reflexionar sobre el sentido de la rigidez y estricto seguimiento (y corrección) de la gramática en los centros educativos si, al salir a la calle, esas reglas no se cumplen. Estableciendo una analogía sería algo así como el conductor novel que acaba de obtener el permiso de conducir y cuando sale a la carretera no respeta los límites y reglas establecidas… ¡ah, que eso sucede! Sí, pero aunque sea en pequeños porcentajes, se persigue, se corrige, se realizan campañas de prevención… A los que reivindican en burdas disputas dialécticas el valor de la lengua que nos une les solicitaría que también empleasen sus esfuerzos en contribuir a que la lengua no se deteriore más de lo que -entre todos- estamos generando. ¿Más ejemplos?

Pero sin duda alguna, los errores por pésimas interpretaciones de la función metalingüística del lenguaje son las que se llevan la palma. Estas dos son las que más han hecho temblar los cimientos de la RAE. El primero de ellos, sobre la ¿correcta? forma de escribir los imperativos de Carmen Lomana:


Y el último, que tiene por protagonista a Kiko Rivera y a su tatuador, puesto que ninguno de los dos se percataron de la ausencia de tildes en el tatuaje del hijo de la tonadillera y el torero.

 

¿Consideras poesía (Literatura) la nueva corriente literaria en las RRSS?

No soy partidario de las celebraciones del “Día mundial de…” o “Jornada para el recuerdo / la conmemoración de…” porque es restringir la temática de ese acontecimiento a un día señalado. Salvando las distancias, sería equiparable al espíritu navideño, que en muchos casos desaparece cuando el envoltorio del regalo de turno se separa para siempre de su objeto.

El déficit con la poesía que tiene la actual sociedad merece no sólo un día, sino un tiempo de cada día. Afortunadamente las redes sociales están haciendo resurgir nuevos formatos de poesía, la poética multimodal o literacidad lírica (Bordons de Porrata-Doria, 2016; Rowsell, Walsh & Castañeda, 2015)). Todavía queda trabajo por hacer, y no por publicar más o mejor, sino por hacer entender que la poesía va más allá del formato cerrado del papel que se recopila en poemarios cuya lectura es efímera. La poesía ha dado el salto a las RRSS y eso es ineludible reflexionar sobre cómo formar a los lectores de la poesía contemporánea. Sólo hace falta darse una vuelta por una red multimodal, como es Pinterest, para ver a través de sus miles de tableros dedicados a la poesía, cómo el impacto visual está transformando la percepción semántica de la poesía.


Es cierto que eta nueva poesía, en formato que no en esencia, es incómoda al sector más conservador de la lírica nacional. El coto cerrado que suponía la lectura de versos, reservados a un publico -por qué no, elitista, intelectualmente hablando- se ha abierto a través de autores como Luis García Montero, Benjamín PradoMarwan, Luis Ramiro, Diego Ojeda, Tyler Knott, Arkano, Nach… que se unen a los perfiles en Twitter de autores y autoras de poesía, muchos en el silencio del anonimato que vierten en Twitter su poesía en 140 caracteres. La Dra. Laura Borràs (UB e Institució de les Lletres Catalanes) acaba de publicar La literatura en un tuit (editorial Símbol), como símbolo de la transformación de formatos y percepciones literarias de la literatura. No se trata de volcar toda la literatura a Twitter, sino que las RRSS son el medio contemporáneo que más potencial puede ofrecer a los docentes (y no docentes) para la difusión y lectura de la literatura.


También encontramos grupos anónimos, como Acción poética, o instituciones como quienes han hecho más en los últimos años por la difusión de la poesía urbana (no confundir con grafittis) que muchas publicaciones e investigaciones. Si favorecemos una inserción natural de la poesía en la sociedad contemporánea no sólo estaremos fomentando la reconquista de un terreno, el lírico, que nunca debió de perderse, sino que estaremos fomentando una coeducación más allá de las aulas.

El cantautor uruguayo Jorge Drexler ya señalaba en 2014 que “los mejores poetas están en Twitter“, cuando esta red no se había adueñado de los medios de comunicación de forma masiva. Hoy ya nadie duda que la prosa vive una mayor difusión en las redes, donde han encontrado, además de un medio de difusión y publicidad, un lugar de encuentro con sus autores. Otros neopoetas utilizan Twitter como plataforma donde darse a conocer. ¿Qué sería del exitoso Blue Jeans sin su apuesta por Twitter? No es el único, puesto que Gemma Pasqual, una de las escritoras con mayor calado de la literatura catalana juvenil –gracias a Xènia-, no sólo emplea este medio, sino que ha provocado el incremento de lecturas en catalán en contextos sociolingüísticos adversos. En el mundo anglosajón, los autores de best sellers tienen gran acogida y actividad twittliteraria en la red, como en el ámbito nacional lo hacen Pérez-Reverte, Laura Gallego, Matilde Asensi, Isabel Allende, Rosa Montero, Almudena Grandes, Elvira Lindo, Albert Espinosa, ¿negamos la evidencia?


Recomiendo la lectura de Lehman (2016), Gregori (2014) y Taylor (2017), quienes dan muestra de cómo la poesía analógica está adaptándose ante los nuevos formatos para reproducirse, consolidarte y, lo más importante, no perecer en un mundo abocado a la comunicación transversal y global. Podemos interpretarlo como un rejuvenecimiento de la poesía a través de la red, pero lo que no podemos dejar de hacer es buscar los mecanismos para que las carencias lectoras y literarias de la sociedad sólo sean deficiencias sin una propuesta de resolución.

 

Artículos citados:

Lehman, D. (2016): Poetas análogos, tiempos digitales, en Revista de Estudios Literarios, 1, págs. 127-135. En pdf.

Taylor, Claire (2017): Entre “Born Digital” y herencia literaria: el diálogo entre formatos literarios y tecnología digital en la poética electrónica hispanoamericana, en Tropelias: Revista de teoría de la literatura y literatura comparada, 27, págs. 79-90.

Bordons de Porrata-Doria, G. (2016): Poesía contemporanea en el aula: experimentalidad, multimodalidad e interdisciplinariedad como formas de reflexión, creación y emoción, en Edetania: estudios y propuestas socio-educativas, 49, págs. 45-60. En pdf.

Rowsell, J., Walsh, M. & Castañeda, H. A. (2015): Repensar la lectoescritura para nuevos tiempos: multimodalidad, multiliteracidades y nuevas alfabetizaciones, en Enunciación, 1, págs. 141-150. En pdf.

Gregori, C. (2014): Digital Storytelling and Multimodal Literacy in Education, en Porta Linguarum: revista internacional de didáctica de las lenguas extranjeras, 22, págs. 237-250. En pdf.

Un mal día para la Literatura

guntergrass

A ciencia cierta, hoy no es ni será un buen día para la Literatura. El Olimpo de los grandes literatos tiene desde hoy dos nuevos inquilinos que nos dejan sin su productividad e inteligencia. Günter Grass y Eduardo Galeano han puesto fin a su obra y vida para pasar a ese selecto club de los mitos de las letras. Amén de su gran y excelsa obra literaria, hoy hemos perdido dos pensadores y críticos del sistema humano actual. Ambos siempre dieron pie a polémicas como acertadas críticas sobre el sistema coetáneo que invitaban tanto al libre pensamiento como a la reflexión sobre el camino al que va dirigido el ser humano.

Se preguntaba el maestro Galeano “vaya un a saber cómo será el mundo más allá del año 2000…”. Lo que es cierto que el mundo, sin Galeano y sin Grass, sin Grass y Galeano es, desde hoy, un poco menos humano.

Propuestas para el nuevo curso académico #refrescatuaula

El inicio de curso siempre supone un reto para todos los docentes, sus alumnos y quienes formamos parte (directa o indirectamente) del sistema educativo. Siempre hacemos balance y tratamos de poner nuestro granito de arena para hacer mejores nuestras clases y nuestro día a día con nuestro alumnado. En esta semana me llega la propuesta de #refrescatuaula a través de César Poyatos, Juana Portugal y Mercedes Ruiz. El reto consiste en aportar una imagen de una mano con las ideas que proponemos de cara al curso que acaba de comenzar. Este reto, promovido por los compañeros y amigos de Aulablog, pretende abrir una ventana a la participación en la mejora educativa, tanto en las propuestas como en las materializaciones de innovación. ¿Te apuntas? Desde aquí, nomino a que hagan su contribución y suban sus imágenes con el hashtag #refrescatuaula a cinco amigos con los que tengo la gran suerte de compartir claustro físico día a día: Olga Segovia, Javier Lirón, Ana Alfonsel, Sebastián Villanueva y Víctor M. Gutiérrez. ¿Os animáis los alumnos a hacer vuestra lista de propósitos para este curso?

Puedes consultar aquí la galería de imágenes que han ido conformando algunos docentes del país a través de la red.

#BringBackOurGirls

La Educación es un derecho fundamental que nadie puede vetar, y mucho menos a los jóvenes que son el futuro más inmediato de nuestro maltrecho mundo. El secuestro de 200 niñas nigerianas, a manos de radicales, supone una nueva infracción de los derechos fundamentales de los seres humanos que, por cuestiones religiosas, vienen a desacreditar -aún más- la condición humana en alguna de sus representaciones más surrealistas. Por este motivo, compartirmos el hashtag #BringBackOurGirls que lucha en Internet por el rescate de estas niñas así como por la abolición de prácticas que conllevan actos como el que se está condenando por toda la comunidad internacional.